Archive for enero, 2015

enero 7, 2015

EL TIMO DEL VIRUS DE LA HEPATITIS C, QUE PABLO IGLESIA QUIERE EVITAR

Josep Pamies blog

http://telecincostatic-a.akamaihd.net/informativos/nacional/Pablo_Iglesias-Podemos-Doce_de_Octubre-Hepatitis_C_MDSIMA20150105_0133_9.jpgEL TIMO DEL VIRUS DE LA HEPATITIS C QUE PABLO IGLESIA QUIERE EVITAR.

Antes que nada habria que partir del hecho que solo los virus de la Hepatitis A y B se han podido aislar y conocer su naturaleza.
El virus de la Hepatitis C no ha sido aún aislado y quizás nunca se consiga, porque al parecer lo que se detecta no es el llamado virus, sinó proteínas anómalas de las que se desconoce su origen. Aunque como muy bien se explica en este trabajo de recopilación exhaustivo de estudios científicos, estas proteínas anómalas las pueden producir infinidad de otros medicamentos con muchos efectos secundarios, así como el alcohol y otras drogas.

Nos encontramos pues con las mismas dudas que con el Virus del SIDA, aún hoy no aislado.

Por eso, ¿De qué va a servir que Pablo Iglesias intente expropiar el medicamento Sovaldi a la empresa farmacéutica…

Ver la entrada original 448 palabras más

Anuncios
enero 6, 2015

Las obras de Leonardo da Vinci, ¿escondían un código secreto?

Oldcivilizations's Blog

El fresco de Leonardo da Vinci, La Última Cena, es todo cuanto queda de la iglesia de Santa Maria delle Grazie, cerca de Milán, pues la pared en donde está pintado fue la única que permaneció milagrosamente en pie al ser bombardeada Imagen 14durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque otros muchos artistas, como Ghirlandaio y Nicolas Poussin, han dado sus propias versiones de tan significativa escena bíblica, es la de Leonardo la que, por algún motivo, ha cautivado más las imaginaciones. Algunas imágenes, aunque se ofrezcan a la mirada del espectador, siguen siendo enigmáticas. Así ocurre con La Última Cena de Leonardo. El personaje central es Jesús, a quien Leonardo menciona bajo el nombre de «el Redentor» en sus notas de trabajo. Está en actitud contemplativa y mira hacia abajo y un poco hacia su propia izquierda, con las manos extendidas al frente sobre la mesa, como si ofreciese…

Ver la entrada original 42.884 palabras más