Archive for diciembre, 2010

diciembre 31, 2010

La belleza y el placer de los sentidos

El intenso perfume de las rosas embalsamaba el estudio y, cuando la ligera brisa agitaba los árboles del jardín, entraba, por la puerta abierta, un intenso olor a lilas o el aroma más delicado de las flores rosadas de los espinos.
 
Lord Henry Wotton, que había consumido ya, según su costumbre, innumerables cigarrillos, vislumbraba, desde el extremo del sofá donde estaba tumbado -tapizado al estilo de las alfombras persas-, el resplandor de las floraciones de un codeso, de dulzura y color de miel, cuyas ramas estremecidas apenas parecían capaces de soportar el peso de una belleza tan deslumbrante como la suya; y, de cuando en cuando, las sombras fantásticas de pájaros en vuelo se deslizaban sobre las largas cortinas de seda india colgadas delante de las inmensas ventanas, produciendo algo así como un efecto japonés, lo que le hacía pensar en los pintores de Tokyo, de rostros tan pálidos como el jade, que, por medio de un arte necesariamente inmóvil, tratan de transmitir la sensación de velocidad y de movimiento.
El aire arrancó algunas flores de los árboles, y las pesadas floraciones de lilas, con sus pléyades de estrellas, se balancearon lánguidamente. Un saltamontes empezó a cantar junto a la valla, y una libélula, larga y delgada como un hilo azul, pasó flotando sobre sus alas de gasa marrón. Lord Henry tuvo la impresión de oír los latidos del corazón de Basil Hallward, y se preguntó qué iba a suceder.
-¿Dorian Gray? ¿Es así como se llama? -preguntó lord Henry, atravesando el estudio en dirección a Basil Hallward.


Lord Henry alzó las cejas y lo miró con asombro a través de las delgadas volutas de humo que, al salir de su cigarrillo con mezcla de opio, se retorcían adoptando extrañas formas.
-Sí; así es como se llama. No tenía intención de decírtelo.
   Es mucho mejor no ser diferente de la mayoría. Los feos y los estúpidos son quienes mejor lo pasan en el mundo. Se pueden sentar a sus anchas y ver la función con la boca abierta. Aunque no sepan nada de triunfar, se ahorran al menos los desengaños de la derrota. Viven como todos deberíamos vivir, tranquilos, despreocupados, impasibles. Ni provocan la ruina de otros, ni la reciben de manos ajenas.

             El retrato de Dorian Gray
                                            Oscar Wilde

Anuncios
diciembre 30, 2010

Rafael Valiente Ortiz – Todo a cambio de nada: Siempre mañana

Rafael Valiente Ortiz – Todo a cambio de nada: Siempre mañana

diciembre 29, 2010

Siempre mañana

Siempre mañana
Las chorradas que decimos en la red nos cuentan una pasta gansa, permitirnos el lujazo de explayarnos en estas paginas u otras parecidas supone un gasto de cincuenta a cien euros mensuales, lo importante es que somos felices con ello.
__Nos escondemos detrás de seudónimos__en muchos casos__para manifestar nuestra cobardía o el que dirán si me conociesen realmente.
__Criticamos una sociedad de la cual todos somos participes y consentidores, somos incapaces de crear Sociedades Civiles para mover nuestros intereses y manifestarnos por el abuso de poder de nuestras instituciones.
__Para que nos sirve tanta red social y tanta leche si somos parásitos redentores de nuestra propia redención, conformistas de nuestro inconformismo, esclavos de silencios interminables manifestados en negro sobre blanco, en un tipismo Kafkiano que se llama escritura, nadie te lee salvo tus parroquianos, nadie te escucha salvo tu conciencia.
__¿A quien le interesa tu opinión, salvo a ti mismo?
__¿Es tan difícil comunicarse?
__¿Es tan difícil que todos a una salgamos a la calle a decir, basta?
__¿Es tan fácil ser tan patético, y no sentir vergüenza?
Hubo un tiempo en el que yo era más feliz, quiero volver a ese tiempo, en el que la lucha solo era cuestión de supervivencia, en el que vivir era seguir viviendo, en el que levantarse por la mañana era disfrutar de un nuevo día, cuando no tenia capacidad de pensar, cuando mi ignorancia me hacia ser atrevido e iluso, cuando ser pillo era una necesidad convertida en virtud y cuando en la taberna se ahogaba la mala conciencia y los malos pensamientos.
Quiero volver al surrealismo, al impresionismo que crea un cuadro tomando la grandeza de un paisaje, de la vida, quiero ser yo, un ser dotado de la minima esencia, sentir de nuevo la llamada del amor desgarrado en mi corazón, el canto de un pájaro, el llorar de un niño, quiero ser yo, quiero ser humano.
 Quiero sentir la necesidad de me quieran, quiero ser un loco con razón mas que un cuerdo sin ella, quiero ver la luz que agoniza en mis fantasías, quiero tener alma, quiero creer que lo que digo es cierto.
Quiero ser Ulises que atado a un mástil evito ser provocado por cantos de sirena, por loas que vagan en el aire y te incitan a querer ser mas que un Dios.
No quiero ser un Dios alado lleno de insuficiencia, un ser despreciable que solo ejercita el egoísmo y la vanidad para ser amado.
No quiero ser Adonis ni Narciso para ser querido, quiero ser yo, un ser imperfecto, amor que perdure en el tiempo, un buen padre, un buen marido, un buen hijo, un buen amigo.
__¿Es demasiado tarde para lograr cumplidos mis deseos?
Cruel necesidad que embarga mis anhelos, cruel destino que lleva mi desdicha, ni otra vida anhelada cumplirá mis deseos, el camino trazado lo tracé con mis manos, mis pies fueron marcando la senda del camino, demasiado cansado para volver atrás.
Hoy es un día más de mi corta vida, mañana tratare de cambiarla, siempre mañana.
                                                   
              Rafael Languedoc
diciembre 28, 2010

Alfredo Liaño Corrochano-El silencio de corderos

  

LA noche está al caer envuelta en hielo, mis hijos están en casa y el fuego encendido. Ahora es noticia que los hijos estén en casa; antes la noticia era que no estuvieran. Pero es así, aunque nunca te acostumbres del todo. Además ahora vienen multiplicados y hay que andar gazapeando por la casa para no descornarte con los juguetes sabiamente esparcidos como trampas en la sabana. Porque, como es de ley, nosotros somos más de los Reyes Magos que del tal ‘Santa’, que habla extranjero y se ríe como un político a los postres, pero entre la abuela y los chinos han debido de nombrar a Santa Claus vice-rey o algo así, quizá únicamente para ver tropezar al abuelo. Y mi chiribitil rayano, recostado en el paisaje mágico de La Codosera, se convierte en basílica familiar por unos días. Y la ilusión de los niños, y sus risas y la sensación de plenitud quedará prendida, una vez más, en las paredes de cal y añil, para cuando vengan días de frío del de verdad, del que se amartilla por dentro.
Anochece y las risas de mis nietas me llevan a pensar en la otra niña, catorce años, Dios mío, que cada tarde era aderezada para que unos depravados oficiaran la navidad más sacrílega en su cuerpo, babeando sus escondrijos, despatarrando su infancia en la miseria de un inmundo cobertizo, junto al vertedero, por unas cuantas monedas emponzoñadas. Y en sus cómplices. En quienes lo sabían y callaron porque ‘pensaban que era rumana’ y eso, al parecer, lo cambiaba todo. En quienes se pavonearon de su atrocidad en la barra del bar, y en los que les rieron la gracia. En quienes tenían la obligación de saber y prefirieron mirar para otro lado. En quienes ahora reclaman que no se hable de ello, porque no es buena imagen. Y en quienes, también ahora, se atreven a perseguir al policía, Pedro José Torrado, que con temeridad heroica se atrevió a salvarla porque, al parecer, lo hizo público; grave delito en un país en el que los sumarios más secretos se filtran a la emisora o al diario amigo con impunidad absoluta y contumaz. Y siento no poder volver atrás y que a todos esos se les exhibiera en la picota, desnudos de toda dignidad. Pero eso vulneraría su derecho a la intimidad y al honor. Al de ellos, tan respetuosos con la intimidad y el honor de una niña aterrorizada. Está bien que el pueblo se manifieste en repulsa de lo sucedido. No para limpiar un nombre que nadie ha ensuciado, y aún menos para que, los que por acción u omisión fueron responsables, se escuden en la inocencia de la mayoría para camuflar su culpa.
Hasta mi refugio en el antiguo doblado, llegan las risas de mis nietas que aún corretean bajo mi ventana y pido que sus risas lleguen hasta el corazón de la otra niña, sólo unos años mayor que ellas, para que pueda volver a ser la niña-adolescente que era, quizá rebelde, difícil, hasta insufrible en ocasiones, pero niña.
diciembre 28, 2010

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

diciembre 28, 2010

Ovejuela-El Chorrituelo para Blog 2

diciembre 24, 2010

Pase de diapositivas de Jorge Valiente Lanchas

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

diciembre 24, 2010

Diapositivas – Fotos de Jorge Valiente Lanchas

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

diciembre 24, 2010

Fotos artisticas de Jorge
diciembre 24, 2010

Fotos artisticas

Fotos Artisticas de Jorge Valiente Lanchas

Posted by Picasa